sábado, 31 de diciembre de 2011

11 canciones

Creo que no hace falta que os explique el significado de escoger once canciones, sé que sois listos pese a que ahora estéis en este blog  leyendo esto. No os preocupéis, todos tenemos algo de lo que avergonzarnos. ¿Por qué escojo estas once canciones? Pues porque estoy hasta las narices de rankings absurdos, así que voy a hacer unos más absurdo, básicamente porque sólo lo entiendo yo. Estas once canciones protagonizan algún momento especial para mí de este 2011 que por fin acaba. Que sepáis que si tengo ganas de que llegue el 2012 es exclusivamente porque confío en los mayas, más que nada porque nuestras vidas van a seguir igual, no os engañéis, así que como diría Sabina, que el fin del mundo te pille bailando (aunque yo no tenga ni puñetera idea de baile).


1.   
2.   
3.   
4.   
5.   
6.   
7.   
8.   
9.   
10.   
11.   

Hala, que se porte bien la resaca con vosotros y que San Ibuprofeno os bendiga en el inicio del nuevo año.

viernes, 30 de diciembre de 2011

Negatividad


Montaje extraído de Google Imágenes
Ahora, mientras remato un trabajo de la Facultad, me he dado cuenta de que es de los pocos que he hecho que me han parecido interesantes y útiles. Por ello, supongo, lo intento alargar y perfeccionar mientras en el reproductor de música suena Luis Ramiro. La Navidad, ya sabéis, no me gusta, me entristece en demasía, quizá por eso llevo unos días tan negativa e irritable. En el único sitio en el que me siento medio bien es delante del ordenador buscando información para este trabajo que se acaba, por mucho que me pese. En cuanto lo termine tendré que ponerme con otro que me parece, cuanto menos, absurdo. Éste me lleva a pensar en un profesor que tuve el curso pasado que de tanto en tanto nos soltaba “seréis de las generaciones más preparadas, pero para acabar en la cola del paro”. Leo las noticias de cómo va a funcionar esto con las gaviotas en el poder y todo se desvanece aún más. Me pregunto si algún día tendré la oportunidad de ejercer como periodista o si conseguiré un contrato fijo y no ir encadenando contratos de mierda hasta llegar a los 67 años, si es que llego. Lo cierto es que me pregunto muchas veces si habrá futuro, así de simple.

Tal vez sólo sea la Navidad, los nuevos errores, las nuevas decepciones, las puñaladas de quien menos te las esperas, la apertura de viejas heridas que cada vez son más presentes, las miradas de siempre, el miedo con sabor añejo y la soledad persistente. Nada cambia de una Navidad a la otra, parece siempre la misma; siempre el mismo dolor.


miércoles, 28 de diciembre de 2011

La inocentada del día

Muñeco extraído de Google Imágenes. Está con los brazos cruzados porque no le va eso de trabajar, pues pertenece a la Familia Real de los muñecos.

El Rey sólo recibe 292.000€ al año; el Príncipe, el 50% de lo que gana su padre.


Quiero desmentir que hoy sea el santo de Francisco Camps y que las negociaciones entre la Patronal y los sindicatos sean una broma. Sí, id poniéndoles el culete en pompa a los mismos que rechazan a los gays.

martes, 27 de diciembre de 2011

La homosexualidad no es una enfermedad; el ansia de popularidad, sí

Fotografía extraída de Google Imágenes
Ayer saltaron todas las alarmas y Twitter se incendió: El Corte Inglés, Amazon y La Casa del Libro venden un libro que dice curar la homosexualidad. Sí, en pleno siglo XXI hay gente que sigue pensando que la homosexualidad es una enfermedad e incluso se atreve a escribir libros sobre ello. No sé si los escriben porque realmente creen que tienen el “antídoto” o simple y llanamente lo hacen para conseguir popularidad, salir en la televisión, que se hable de ellos en la televisión e incendiar las redes sociales con el único fin de vender, y ahora también, de ser trending topic. Evidentemente, los que necesitan terapia son los que tienen que hacer estas cosas para ser populares y no aquellos que se acuestan con personas  de su mismo sexo, porque no, la homosexualidad no es una enfermedad; cada uno ama a quien quiere o a quien puede. Respecto al papel que juegan El Corte Inglés, Amazon  y La Casa del Libro en este asunto sólo diré que me parece aberrante que tiendas con tanto renombre se presten a este juego. ¿Realmente era necesario?

sábado, 24 de diciembre de 2011

¿Feliz? Navidad

Fotografía extraída de Google Imágenes
Este mediodía he ido a comprarle el regalo de turno a mi madre porque nunca se me ha dado bien eso de hacer las cosas con tiempo. Hasta aquí todo normal, sé que muchos ahora estaréis comprando regalos, pero lo que os vengo a contar es que he llegado a casa rota. De camino a la tienda he pasado por delante de un Caprabo lleno hasta la bandera. Al parecer, ante la avalancha de gente que sólo compra cuando hay fiestas de por medio, los trabajadores irán sacando la basura a lo largo del día y no sólo por la noche como hacen habitualmente. Por ello, en la acera de enfrente del supermercado, donde están los contenedores, había otra avalancha de gente esperando con impaciencia las bolsas con comida caducada. No he podido reprimir las lágrimas al ver la pelea que han protagonizado por un pack de yogures a punto de caducar mientras los que paseaban por la otra acera iban cargados con bolsas y bolsas de comida. Me he sentido egoísta porque mi gran preocupación hasta ese momento era llegar a la tienda antes de que cerrase.

Odio la Navidad con todas mis fuerzas por motivos que ahora no vienen a cuento, pero también la odio porque durante estos días se acrecientan, aún más, las diferencias entre ricos y pobres. Nos cegamos y compramos cosas para regalar totalmente prescindibles y comida para veinte aunque en la mesa sólo haya tres comensales para celebrar así la existencia de una secta que se supone que ayuda a los pobres, pese a que la Historia nos recuerda que los mandamases de ésta, desde hace siglos, han exprimido, en ocasiones hasta la muerte, a los más desfavorecidos. Nosotros, a otra escala, hacemos lo mismo: miramos con recelo a aquellos que pelean por unos simples yogures, nos cambiamos de acera para no verlo o para evitar que lo vean nuestros hijos, olvidándonos así de que ésa, quizá, sea la realidad más certera.

jueves, 22 de diciembre de 2011

El Ángel de la bicicleta

Fotografía extraída de Google Imágenes
A fines de 2001 Pocho Lepratti trabajaba como auxiliar de cocina en el comedor de la escuela número 756 José M. Serrano de Las Flores, un humilde barrio del sudoeste rosarino. El 19 de diciembre, en medio de la crisis que terminaría con la caída del presidente Fernando De la Rúa, varios policías que llegaron desde la ciudad de Arroyo Seco, a 30 km al sur de Rosario comenzaron a disparar en el fondo de la escuela. Lepratti subió al techo para defender a los menores que en su interior se encontraban comiendo. Se asomó gritando: “¡Hijos de puta, no tiren que hay pibes comiendo!”. El uniformado Esteban Velásquez hizo fuego con su escopeta Itaka, con balas de plomo acertándole una de ellas en la tráquea, lo que motivó su procesamiento y posterior condena a 14 años de prisión por el juez de Sentencia Nº3, Ernesto Genesio, con el cargo de homicidio agravado por el uso de arma. Además tanto Velásquez como la provincia de Santa Fe fueron condenados a resarcir económicamente a los familiares de la víctima por los daños y perjuicios causados.

La Dirección de Asuntos Internos de la policía provincial había reconocido en un informe que “el asesinato del militante social Lepratti ocurrió fuera de la zona de saqueos y en los fondos de una escuela”, y que “no se justifica haber efectuado los disparos reconocidos, aun en carácter intimidatorio”.

Los policías acusados argumentaron que habían abierto fuego porque habían sido atacados a balazos por vecinos apostados en el techo de la escuela. El vehículo policial tenía efectivamente marcas de balazos, pero todos realizados a nivel del suelo. El juez Julio García condenó a otros cinco policías (Marcelo Arrúa, Rubén Pérez, Daniel Braza, Roberto De la Torre y Carlos Alberto de Souza) por falsedad ideológica y encubrimiento agravado, ya que balearon y destruyeron el patrullero para simular un ataque y alegar que actuaron en su defensa.

Aparentemente una testigo recogió un cartucho naranja, que corresponde a la munición de plomo y lo entregó a los investigadores policiales, pero éstos le entregaron a la Justicia un cartucho verde, que corresponde a las municiones de goma.

Desde ese momento Lepratti se convirtió en símbolo de la resistencia de los sectores más vulnerables de Rosario.




 
El trabajo nos hace ascender como personas, mientras que la falta de trabajo nos incita a la violencia, a la droga, a la delincuencia.
Pocho Lepratti


Información de Wikipedia

lunes, 19 de diciembre de 2011

Duele

Montaje extraído de Google Imágenes
Hoy es un día triste en el que el miedo vence a la racionalidad y la irracionalidad. Un día de victoria con sabor a derrota, un día perfecto para esconderse entre las sábanas. Las gaviotas han empezado a sobrevolar nuestras cabezas y la represión policial llega tanto a Girona como a Egipto. Duelen las miradas de desprecio y los recuerdos mientras el frío, por fin, nos azota. Se acerca la Navidad, la época del cinismo y la hipocresía, de las luces de colores, del turrón, del consumismo y de acordarnos, gracias a la televisión, de que hay gente pasándolo mal. Llega el momento de recoger dinero para los necesitados y se consigue alcanzar  cifras estratosféricas, como las que se consiguieron ayer en La Marató de TV3. Me pregunto si tendría tanto éxito esta iniciativa en marzo, por ejemplo.

La realidad nos escupe a la cara y nos sorprendemos al saber que quien quiera puede comprar bonos de cualquier Estado del mundo y esperar que éste se hunda con el único fin de enriquecerse. La realidad duele. Duele saber que Kim Jong-il ha muerto harto de comer langosta a diario mientras el pueblo coreano se muere de hambre. Duele el rechazo, el olvido, el abandono o la falta de caricias. Duele no escuchar un “te quiero”, incluso un “te odio”; también no poder correr hacia ninguna parte.

sábado, 17 de diciembre de 2011

Los Mossos querían saber qué es una universidad

A lo largo de esta semana se han celebrado diferentes actos para conmemorar el Vigésimo Aniversario de la Universidad de Girona. Qué alegría, qué alboroto, pensaréis, pero no. Con la que está cayendo sólo la Rectora, Anna Maria Geli, sabe de dónde ha salido el dinero para pagar toda la parafernalia. Quizá el milagro de los panes y los peces esta señora lo ha sabido aplicar al dinero, cosa que dudo, por eso me inclino más por la opción de que parte de ese dinero proviene de los despidos y de la bajada de los sueldos de profesores y funcionarios y también de la subida de las tasas universitarias y de las matrículas que hemos sufrido los alumnos.

El miércoles me enteré, gracias al Facebook de Acampada Girona, de que Artur Mas, presidente de la Generalitat, presidiría el colofón final. La gran sorpresa no es que Mas fuera a la universidad, sino que lo hiciera de incógnito. Además, al acto nadie, excepto los acreditados, podría acceder, ni siquiera los profesores. Evidentemente, esto encendió los ánimos y el Consejo de Estudiantes convocó una concentración en la que nos pedían que fuéramos vestidos de negro para mostrar así que estábamos de luto por la muerte de la universidad pública.

Artur Mas y Geli –quienes me empiezan a recordar a Sarkozy y Merkel, ahí hay amor- entraron por la puerta trasera; quizá pensaron que la plebe no era digna de verles. Esto calentó aún más lo ánimos, así que de las 300 personas que se habían concentrado, un grupo de entre 50 y 100 personas consiguieron entrar en el claustro de la Facultad de Letras y con una mesa abrieron una antigua puerta de emergencia que daba a la Aula Magna, lugar donde se estaba celebrando el acto. Según la Rectora, permitió que entraran los Mossos para garantizar así la seguridad de los manifestantes, ya que hay una altura de unos tres metros entre la antigua puerta de emergencia y el suelo. Una vez más, Geli nos demostró que piensa que somos tontos. En las imágenes se ve que nadie tiene ni siquiera la intención de saltar, lo único que hicieron fue colgar una pancarta en contra de los recortes. A partir de aquí, empezaron los palos. 

Los allí presentes cuentan que apagaron las luces de la Facultad y que los Mossos les rodearon. Bien es cierto que hubo alborotadores que iban encapuchados, a quienes se les pidió desde un primer momento que se marcharan si seguían con esa actitud, cosa que no hicieron. ¿Pero el resto? Los servicios sanitarios tuvieron que atender a 15 personas a las puertas de la Facultad por los golpes recibidos. Es mentira que haya Mossos heridos, volvemos a lo de hace unos meses: ¿cómo van a sufrir daños con las protecciones que llevan? Es imposible que alguien pueda hacerles nada con sus propias manos. Pues bien, ayer diferentes medios, como TV3 o Tele5, informaron que había 12 Mossos heridos y sólo 3 estudiantes. Basta ya de manipulación, basta ya. ¿Además de soportar los palos, la pérdida de derechos, las humillaciones por parte del poder, tenemos que aguantar que nos mientan a la cara?

El lunes se celebrará una jornada de protesta en contra del abuso policial. Parece ser que Felip Puig y su séquito no se cansan de llenarse las manos de sangre.

viernes, 16 de diciembre de 2011

Los túneles de Raquel Welch


Fotografía extraída de Google Imágenes

En las paredes de mi habitación no hay ningún póster de Raquel Welch, ya me gustaría, pero  al igual que Tim Robbins en Cadena perpetua, cavo túneles secretos para escapar.

miércoles, 14 de diciembre de 2011

Los 82 de mi abuela

Ayer mi abuela sumó 82 años al marcador. Cuando mi madre llegó de trabajar la llamamos para felicitarla. Ambas apenas hablaron unos minutos mientras yo esperaba mi turno. Cuando se puso tristona, mi madre me pasó corriendo el teléfono, es algo que ella suele hacer. Nada más escuchar mi voz, mi abuela empezó a reír, así pues, fue ella la que me hizo el mejor regalo posible y no al contrario. Y es que, y no es por presumir,  soy su nieta favorita, más que nada porque soy la pequeña de todas las nietas, la que vive fuera (esto me da muchos puntos) y, con diferencia, la más gansa de todos.

Mi abuela consiguió emocionarme una vez más con sus recuerdos. Ella siempre ha sido una persona que nos ha querido a su forma, ya que se creó una barrera imposible de saltar y que sólo los años han sido capaces de derribarla. Desde hace unos tres años soy la confesora de mi abuela. Me gusta escuchar sus historias, su vida, la cual idealiza en muchos momentos, pero es igual, yo la escucho e intento aprender. Ayer, mientras me contaba que estaba viendo Sálvame, hizo de repente un silencio y me preguntó en voz baja si mi madre estaba a mi lado. Lo hizo como el niño que va a cometer una travesura y busca un cómplice. Para no romper con el encanto del momento, le contesté que no, también en voz baja. Sin más empezó a explicarme, una vez más, cómo se fugó con mi abuelo. La primera vez que me lo contó lloró mucho, ahora, en cambio, siempre ríe. Fueron una pareja muy moderna para la época, aunque les persiguió la sombra de Romeo y Julieta. El padre de mi abuela no tragaba a mi abuelo, un chico alegre, espontáneo, trabajador, artista y canalla como él solo, así que le prohibió verle, por lo que ambos decidieron fugarse y vivir su vida sin importarles en ningún momento el qué dirán. Tuvieron a mi tío sin estar casados, lo que provocó que mi bisabuelo montara en cólera, aunque finalmente no le quedó más remedio que pasar por el aro.

Entre risas, volvió a crear un silencio para preguntarme si sabía cuándo se cumplía el año de la muerte de Enrique Morente. Hoy, abuela, le contesté. Volvió al pasado y me explicó la de veces que lo vio por el Paseo y lo guapa que es Estrella, aunque ella prefiere a Marina Heredia, al menos en lo musical. Volvió a sus años de cantaora, sí, mi abuela lo fue, y si estamos a solas, puedo conseguir que me entone algo.

Y así, entre bellos recuerdos que ayer no dolieron, celebramos sus 82 años. Al colgar me sentí en deuda con ella, siempre me pasa. Me da mucho, comparte conmigo sus alegrías y su dolor, sus recuerdos, su vida al fin de cuentas, y yo sólo puedo ofrecerle mentiras para que el presente duela algo menos. Felicidades, abuela.




martes, 13 de diciembre de 2011

El Empleo

 
Además de una crisis económica, sufrimos una crisis de valores, la cual nos está haciendo perder cada vez más derechos y, evidentemente, valores.

El Empleo / The Employment from opusBou on Vimeo.



domingo, 11 de diciembre de 2011

Fin

Cuando al calendario le empiezan a faltar días y la decadencia es un hecho, las ojeras moradas se colorean con el negror de la muerte. Ya no queda nada, ni siquiera hay fuerza suficiente para suspirar al repasar fracasos. El tiempo empieza a agotarse demasiado rápido. Los gatos negros sí traen mala suerte; te escupen la verdad a la cara. Es hora de despedirse con una sonrisa, es hora de tirarse al vacío, es hora de que termine la función. Ya no hay aire para llenar los pulmones lo suficiente como para dar un paso más hacia adelante, tampoco es el momento de darlo hacia atrás, ahora no vale ser cobarde. Suenan violines a lo lejos y llegan retazos de buenos recuerdos. Todo llega a su final y ya no hay relojes dispuestos a cronometrar inicios.

 
Joe fue uno de mis profesores en Irlanda. Es un crack de la música, ha tocado incluso en Nueva York. Esta canción, muy especial para mí, me la cantó en un rinconcito de un teatro como regalo de mi diecipenúltimo cumpleaños. Fue un momento mágico, de esos que no pueden describirse con palabras. Esta noche vuelvo a él para encontrar un poquito de aliento. Thanks, Joe.



jueves, 8 de diciembre de 2011

martes, 6 de diciembre de 2011

Constitucionalmente atea

Fotografía extraída de aquí
Para mí la Constitución es como Dios: no existe pero nuestra vida se rige por ella. Al igual que cualquier secta, nos venden la moto de que es necesaria e intocable. Sí, he dicho intocable, aunque siempre cabe la posibilidad de que al gobierno de turno, con el apoyo de la oposición, se le ocurra la maravillosa idea de cambiar algún artículo sin consultar al pueblo llano con el simple afán de cubrirse las espaldas y dejar con el culo al aire –más aún- a los ciudadanos de a pie.

En la Constitución hay artículos maravillosos como el derecho al trabajo, un techo digno para todos, cobertura sanitaria para cualquier ciudadano, el derecho a manifestarse etc., pero al igual que en la Biblia, todo se queda en tinta mojada. En España hay casi cinco millones de parados, hay gente que vive en menos de 30m2, ahora saltan a la luz noticias de personas que no tiene derecho a la sanidad por haber consumido el paro y todos hemos visto cómo han aporreado a manifestantes pacíficos.

Hoy la Constitución cumple 33 años, la edad que tenía Jesús cuando le crucificaron. No sé si es una señal  de cambio o el anticipo de que vamos a seguir viviendo bajo otra mentira muchos más años, quién sabe si serán más de 2000. Quizá sea el momento de plantarnos, ya hemos demostrado que sabemos hacerlo, y crucificar a una Constitución que se ha quedado obsoleta y sólo defiende realmente y sin metáforas a los que más tienen.


 
El vídeo, además de impresionante, es necesario.

lunes, 5 de diciembre de 2011

Ésa es la cuestión

No sé quién soy, ni si quiera sé si prefiero realidad o ficción.

¿Amar o morir?


¿Callar o gritar?  


¿Temblar o fingir?


¿Reír o llorar?


¿Serenidad o alcohol?

¿Sexo o dolor?


¿Olvidar o matar?



jueves, 1 de diciembre de 2011

Louisiana, la dulzura de la manzana deseada

Louisiana durante su actuación en Barcelona
Indiespot ofreció la oportunidad de telonear  al americano Ezra Furman el pasado domingo 27 de noviembre en el Music Hall de Barcelona. Más de cien grupos presentaron su solicitud a sabiendas de la oportunidad única que se les presentaba. Inidiespot eligió a cinco grupos de entre el centenar de propuestas y dejó que el público a través de Facebook decidiera el ganador. El grupo zaragozano Louisiana resultó vencedor con una ventaja de casi cien votos respecto al segundo, Estúpida Erikah.

Louisiana, con Ana Muñoz (también conocida como Ana Manzana) y Luis Cebrián al frente, publicaron su primer EP a principios de 2011 tras dejar que las canciones fueran tejiéndose poco a poco sobre los escenarios. Las siete canciones que conforman su EP homónimo están vestidas de desamor, tristeza, elegancia y dulzura. Las melodías son atípicas en estos tiempos de pop consumista; son íntimas y sencillamente elaboradas, perfectas para acompañar a los versos que nacen del  alma de Ana, porque Louisiana no es artificio, sino naturalidad.

Telonear al estrafalario Ezra Furman les abrió las puertas de Barcelona. Luis y Ana acompañados de Mauro Albero a la percusión, rompieron moldes. La dulzura, siempre presente, le cedió el protagonismo a la fuerza que estos maños llevan dentro, pese a que tocaron en acústico. Las guitarras sonaron con una potencia desgarradora, por lo que se hizo difícil quedarse quieto en la silla. Demostraron que saben evolucionar con dignidad, lo que supone crecer, por lo tanto, mejorar. No tuvieron miedo, al contrario, e incluso Ana se lanzó a versionar, con un correcto catalán, Tot torna a començar, de Mishima. En su caso, el diccionario VOX, ése que todos alguna vez hemos utilizado con más fracaso que éxito durante los años de instituto, sí ha funcionado.

Louisiana es un grupo directo y de directo. Ganan en las distancias cortas, ya sea por la fuerza que se queda entre las cuatro paredes del estudio o por la complicidad que sobre el escenario se respira entre los integrantes del grupo. Estos zaragozanos se dejan de rodeos y van al grano, a  la parte humana que aún somos capaces de conservar pese a la barbarie que nos rodea. A Louisiana sus seguidores le abrieron las puertas de la ciudad condal, y ellos solitos se encargaron de dejarlas abiertas de par en par.


El EP de Louisiana se puede escuchar y descargar aquí.




martes, 29 de noviembre de 2011

Señor diputado


Cuando una lee mentiras sobre algo en lo que cree, duele. Anoche, antes de irme a la cama, leí la colección de falsedades que cierto político publicó en su perfil de  Facebook sobre la revista Delta. Él, que parece llevar por bandera el honor y la honestidad, se dedicó a difamar contra esta revista, y por lo tanto, contra los que trabajamos en ella. 

No voy a ir mucho más allá porque creo que no es a mí a la que le corresponde responderle ya que hay gente mucho más preparada y que controlan más el tema que yo, y la verdad es que tampoco merece la pena perder mucho tiempo en contestarle, así que voy a ir al grano: nos sentimos libres escribiendo, no hay ningún tipo de presión. Si tanto le molesta aparecer menos en la revista que un “indignado”, cuente todas las veces que declinó ser entrevistado por Delta y el por qué de su negativa, por ejemplo. Para hacer alarde de la verdad y dar lecciones de moralidad, lo primero que tiene que hacer es predicar con el ejemplo. Entiendo que somos un grano en el culo porque no bailamos al mismo compás, y eso para la clase política es una gran molestia. Me siento orgullosa cuando escucho a un político del color que sea decir que estamos a favor del contrario, en algo, al fin, están de acuerdo. Mienta y difame, pero no crea que así vamos a callarnos. Usted puede convencer a sus seguidores, está en su derecho, igual que ellos lo están de creerle sin contrastar sus afirmaciones, para eso somos libres de hacer lo que nos plazca. Si realmente usted está tan seguro de que mentimos, aporte pruebas, demuéstrelo, no creo que le sea tan difícil encontrarlas si es cierto que posee la verdad absoluta. La función básica de los medios de comunicación es informar, no hacer publicidad de ningún partido, pese a que esta función en muchos de ellos sea más que cuestionable, así que siento que no sea de su agrado que en Delta la llevemos a cabo.

Nada más. Imagino que estará pensando que soy una cobarde por no poner mi nombre. Este blog es anónimo, así que si le interesa saber quién soy, en la columna de la derecha, bajo las citas literarias, encontrará un e-mail de contacto. Estaré encantada de decirle en privado mi nombre y mis apellidos.