sábado, 7 de mayo de 2011

No entiendo la violencia, ya sea física o verbal. No entiendo a esos que gritan, insultan, humillan y pegan a sus mujeres y a sus hijos. Son situaciones que todos conocemos en forma de cifras gracias a los medios de comunicación, pero hay veces que esas circunstancias no son parte de lo que cuenta la prensa, de algo lejano, sino que forman parte de la vida real, de nuestro mundo. Seguramente conoces a alguien que ha pasado por algo así, aunque tú no lo sepas. No, no nos pilla tan lejos como pensamos. Tal vez existan personas que  han padecido una situación como ésta hace algunas horas y problamente ahora mismo siguen sufriendo las consecuencias. Quizá una mujer hoy se haya enfrentado a la mirada, a la mano y a las palabras hirientes del que ejecuta con un simple gesto. Posiblemente se haya sentido valiente y le haya plantado cara por primera vez, y puede que por ello haya tenido que pagar un alto precio. A lo mejor estas líneas son sólo ficción, pero puede que sean reales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario