sábado, 14 de mayo de 2011

Tal día como hoy...

El Che de bebé
El 14 de mayo de 1928 nació Ernesto Guevara de la Serna, más conocido como el Che Guevara. En las biografías oficiales se dice que vino al mundo el 14 de junio, pero no es verdad. Su madre se quedó embarazada antes de casarse, así que había que ocultar el bombo; por ello, un amigo médico de la pareja Guevara de la Serna aceptó cambiar la partida de nacimiento del recién nacido revolucionario.

Hace algunas entradas afirmé que no concibo la violencia de ningún tipo, y hoy más que nunca, quizá por ello el Che me produce sentimientos contradictorios. Él defendió que una revolución no se puede llevar a cabo sin armas, y desgraciadamente, parece ser que tenía razón. En Cuba había diferentes movimientos pacifistas que querían derrocar a Fulgencio Batista, pero no consiguieron nunca su objetivo. Así pues, lo que admiro de Guevara es su compromiso con los demás. Podría haberse quedado en Cuba y vivir con todos los lujos, pero decidió marcharse al Congo y más tarde a Bolivia para seguir con su lucha. Sus ideales no se han cumplido después de todos estos años, ya que la gran mayoría de la población cubana sigue viviendo en la absoluta miseria, por ello me gusta fantasear creyendo que hubiera acabado enfrentándose a Fidel Castro del que no era tan amigo como se cuenta, pues tuvieron grandes altercados por diferencias de pareceres.

Me encanta la parte humana de este misterioso hombre del que aún quedan muchos secretos por saber, ya que su viuda guarda bajo llave importantes documentos que tal vez no saldrán a la luz hasta que Cuba sea libre. Cuando hice el TR sobre él, me sorprendí al conocer todo lo que tenemos en común, desde nacer el mismo día, a ser asmáticos, inconformistas, testarudos, amar a las letras y tener ideales muy parecidos, entre otras cosas. Creo que lo mejor de los 14 de mayo es saber que una vez nació alguien capaz de luchar por lo que creía, aunque su utopía viajara cogida de la mano de la muerte, tanto de la suya como de las que él provocó.



El universo sobre mí (Amaral)



*

Quiero vivir
quiero gritar
quiero sentir
el universo sobre mí
quiero correr en libertad
quiero llorar de felicidad.

Quiero vivir
quiero sentir
el universo sobre mí
como una náufrago en el mar
quiero encontrar mi sitio,
sólo encontrar mi sitio.



4 comentarios:

  1. No pienso decirte quien soy porque sino me vas a mandar a la mierda o me dirás que me vas a pegar una hostia como te dé las gracias, q nos conocemos xD Pero sí, quiero darte las gracias por ser tú siempre, cabezona como tú sola y creyendo en lo q crees hasta el final. La q le da la mano a cualquiera q esté mal aunque ese cualquiera le haya dado unas buenas hostias, la q no deja a nadie solo y la q se jode muchas veces por tal de ver a otro feliz. Como odias los días señalados deseas felicidad siempre y eso es lo q te voy a desear yo, q seas feliz todos los días de tu vida. Gracias por existir rubia.

    ResponderEliminar
  2. ¡Haaaaaaaaaaalaaaaaaaaaa! ¡Cómo te has pasado! Ahora que lo dices, sí que me gustaría saber quién eres para mandarte a la mierda y darte una hostia con mucho amor jajaja. En serio, me encantaría saber quién ha escrito estas líneas, es que no me gustan demasiado los acertijos :P

    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  3. La violencia engendra violencia, se dijo y defiendo cualquier revolución que se haga, como Lennon, desde la cama. Nadie tiene derecho a disponer de la vida de otro, sea por mal llamados ideales o la mentirosa "justicia" que quieren vendernos. También es cierto que el compromiso es mas fuerte que cualquier arma, incluso que la muerte. El Che es simbólico. La verdad, la libertad, la igualdad, la justicia...esas banderas deben defenderse del mismo modo que veo lo hacés vos: desde un espacio de vida que se sostiene en el tiempo...
    No pierdas ese fuego interior que hace buscar, aún en cualquier oscuridad, un poquito de luz que nos recuerde la dignidad real del ser humano...Muchas felicidades, nena, el mate te espera por acá...Besones!!! Estela.

    ResponderEliminar
  4. Amén a todo lo que dices, Estela. Hay que intentar hacer todo lo que esté en nuestras manos para que la vida sea menos puta, por ejemplo, conservando amistades como la tuya, pese a que un charco enorme nos separe. Una vez más, gracias.

    ¡Besos!

    ResponderEliminar