miércoles, 27 de julio de 2011

La Clínica del Pilar abre negociaciones para refinanciar 50 millones de deuda

El centro médico presenta preconcurso y negocia la entrada de inversores

Rosa Salvador

La clínica del Pilar-Sant Jordi, uno de los centros médicos más conocidos de la medicina privada barcelonesa, presentó declaración de insolvencia el pasado viernes en los juzgados mercantiles de Barcelona con deudas de unos 50 millones de euros. El centro, representado por el bufet Arturo Codina Advocats, se ha acogido a lo previsto en el artículo 5.3 de la ley concursal para empezar a negociar una refinanciación de su deuda con los acreedores. Los dos mayores son el Institut Català de Finances (ICF) y Banc Sabadell, que financiaron a la clínica hace cuatro años en la compra del edificio de la calle Balmes que la alberga. El centro tendrá ahora tres meses para llegar a un acuerdo con sus acreedores y otro más, si no lo logra, para presentar concurso.

Fuentes jurídicas explicaron que la clínica funciona con normalidad y es rentable en su operativa diaria, pero no puede asumir el calendario previsto de pagos de la hipoteca del inmueble, por el que pagó unos 30 millones. La clínica, que tiene cerca de 500 trabajadores, ha anunciado a sus trabajadores que pagará con normalidad las nóminas de julio y agosto y que no prevé extinguir ningún contrato de trabajo.

Fuentes cercanas al centro explicaron que la clínica pretende lograr un aplazamiento en el pago de la deuda, a la vez que negocia la entrada de socios inversores que aporten capital y permitan reducir la deuda del grupo.
Clínica del Pilar-Centro Cardiovascular Sant Jordi es propiedad de un grupo de médicos y del Grupo Hospitalario Tres Torres. El Sant Jordi, fundado en 1962 por Caixa Catalunya, fue adquirido por Tres Torres en 1992 y, ante el crecimiento de su actividad, en el 2007 adquirió la clínica del Pilar a las hermanas de la Caridad de Santa Ana. Este mismo año ha puesto en marcha una zona destinada a nuevas habitaciones, con la que prevé elevar su facturación un 10% respecto al 2010, en que sus ingresos alcanzaron los 32 millones de euros.

 

Goteo de crisis

CLÍNICA DELFOS. La clínica de la avenida Vallcarca presentó concurso de acreedores en mayo, con un pasivo de 21 millones de euros, y hace pocos días ha presentado un ERE para 77 trabajadores. La clínica, que factura 25 millones de euros, asegura que ha sufrido una reducción de ingresos por la crisis.

CLÍNICA PLATÓN. Ha aprobado el primer ERE de la sanidad concertada catalana (afecta finalmente a 38 trabajadores), forzada por el recorte del presupuesto que le aporta CatSalut.

MÚTUA DE TERRASSA. Centro con actividad tanto pública como privada, anunció un ERE temporal para 884 trabajadores, con la suspensión de empleo a 164, y negocia ahora con los sindicatos minimizar su impacto.
La Vanguardia


Ejemplo práctico de no salir de una y meterse en otra, genial, oigan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario