sábado, 23 de julio de 2011

La fobia de Europa

Fotografía extraída de Google Imágenes
Ayer, tras el primer atentado en Oslo, muchos medios de comunicación y periodistas afirmaron que la bomba era la venganza de un grupo yihadista por las publicaciones de las caricaturas de Mahoma en un periódico noruego hace ya algunos años. Uno de estos periodistas informó de que dichos terroristas habían avisado de que este atentado en el corazón político de la capital noruega era sólo el principio. Horas después llegó una nueva información: las juventudes del Partido Laborista sufren otro atentado. Un hombre disfrazado de policía empezó a disparar a todo aquél que se le plantó delante. Y he aquí la sorpresa, pues el sospechoso no tiene pinta de musulmán, sino que es rubio y con ojos azules. Finalmente, la policía lo identifica y resulta que el asesino es noruego de toda la vida y de extrema derecha. Un día después de la masacre, no he leído aún a ninguno de los que afirmaron con total seguridad que la Yihad estaba detrás de estos atentados pedir perdón. Tampoco lo han hecho todos los que, a partir de la información falsa, vertieron miles y miles de comentarios racistas y anti islámicos en las diferentes redes sociales. Sí, es muy fácil echar mierda sobre los mismos de siempre, sobre los que todos sabemos que nadie va a dar la cara por ellos. Lo difícil, en cambio, es reconocer que te has equivocado. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario