miércoles, 13 de julio de 2011

Tormenta estival

Fotografía extraída de Google Imágenes
Pasear entre rayos y truenos durante la media noche bajo un paraguas negro sobre el que caen incesantemente las gotas de lluvia. En el horizonte se dibujan los fantasmas del pasado dándoles la bienvenida a los del presente, también a los del futuro. Un rayo cruza el cielo y me saca de mi ensimismamiento. Antes de que suene el trueno, de mis ojos nacen gotas saladas.  Anhelo poder tachar  los días de un calendario cualquiera, pero también me da pánico hacerlo. Se presentan nuevos retos, nuevos miedos, o tal vez son los mismos de siempre. Mi piel se eriza; tengo frío. Tirito, creo que de terror. Los dientes chocan unos con otros con furia sin que pueda hacer nada para detenerlos. Por mi lado pasan un grupo de amigos que chapotean en los charcos. Están borrachos, borrachos de felicidad. Yo también lo estoy, pero en mi caso, el vodka es el culpable. La envidia y la tristeza se mezclan con el alcohol en mis venas, y mientras la tormenta estival se ha convertido ya en pasado, la mía sólo acaba de empezar.



La Parábola del Tonto (Love of Lesbian) 

4 comentarios:

  1. Cayo una buena anoche. Los buenos escritores de cualquier cosa hacen buena literaratura

    ResponderEliminar
  2. Cambianos del blogrrol, que el El Periodico de El Prat que tienes no somos nosotros.

    ResponderEliminar
  3. Y una vez más la señorita Potablava nos deja con la boca abierta.

    M.

    ResponderEliminar