martes, 16 de agosto de 2011

Juegos de la edad tardía

Fotografía de Luis Landero extraída de Google Imágenes
Los anhelos de una vida amorosa e intelectual inquieta que Gregorio alimentó en su juventud se habían esfumado, cuando, convertido ya en un oficinista gris, conoce un día por teléfono a Gil, hombre modesto, maduro también, quien, tras largos años de exilio, acabó idealizándolo todo en mitos anacrónicos. Gil necesita a toda costa a un héroe artista al que adherirse y, lentamente, consigue resucitar en Gregorio sus sueños juveniles y el deseo de convertirse en esa figura simbólica. Y ha lugar la metamorfosis de Gregorio en Faroni, personaje que ninguno de los dos nunca logró ser -ingeniero y poeta, triunfador, culto, políglota, apuesto, audaz en el amor, "progre"-, pero patética caricatura del artista trasnochado. Cuando Gil va por fin a conocer a Gregorio, este ya no puede volver atrás. Estos dos adolescentes otoñales han emprendido juegos demasiado peligrosos y, fortificado el uno por la fe redentora del otro, ya no pueden sino fundirse para siempre en Faroni.


Valoración totalmente subjetiva y personal: 8.5


La mentira es tentadora y más cuando se presenta como la vía para ser feliz. Recrearse en ella puede resultar placentero, pero también es peligroso, y más cuando se juega con los sentimientos, tanto propios como ajenos. El libro es cuanto menos curioso, una muestra de hasta donde puede llegar una persona por evadirse de una vida gris y rutinaria al percibir el cariño y la admiración de alguien, en este caso, de un desconocido. Si reflexionamos, caemos en la cuenta de que esta ficción está a la orden del día. Mucha gente entra en chats para conocer a gente y se inventa su vida. ¿Con qué fin? Pues depende. Algunos simplemente se esconden tras un ordenador con el objetivo de sentirse menos solos.

La mentira duele para quien la recibe, a veces también para quien la dice, pero la telaraña del embuste es complejo y apasionante tal y como muestra Luis Landero en Juegos de la edad tardía. Sin lugar a dudas, esta curiosa novela es altamente recomendable para que el verano sea un poquito más apacible.

2 comentarios:

  1. Buena recomendación y buena reflexión. Leí este libro hace algunos años y me gustó mucho.

    Espero que los días de calor te estén yendo bien.

    Besitos.

    ResponderEliminar
  2. Es que conozco al mejor recomendador de libros del mundomundial, ¡ja!

    Besos.

    ResponderEliminar