viernes, 12 de agosto de 2011

Volar

Volar siempre ha sido uno de los grandes objetivos de los Humanos. Emular a los pájaros y surcar los cielos. A veces volamos con la imaginación, por eso inventamos a los superhéroes. Ellos son los que poseen todo lo que alguna vez hemos deseado (hacerse invisibles, salvar el mundo, ser inmortales, leer mentes, etc.). Quizá esto sucede porque los humanos somos los animales más egoístas y por ello cambiamos la realidad y la Naturaleza para adaptarlas a nosotros, cuando debería ser al revés. Tal vez un día consigamos volar por nuestros propios medios, quién sabe, pero aun empeñándonos, no lograremos nunca hacerlo con la belleza y la sutilidad que los pájaros poseen.

Los polluelos de los que ayer os hablé, ya han volado. Empezaron ayer por la tarde; sus aleteos eran torpes y no ocultaron su miedo, pero se sobrepusieron y siguieron intentándolo con el apoyo de su madre. Uno se quedó en la tubería toda la noche. La madre ocupó su lugar en el minitubo y veló, una vez más, el sueño de su retoño. Esta mañana el chiquitín consiguió vencer definitivamente a sus miedos y echó a volar. Ahora el nido está vacío, no sé si volverán, pero sin lugar a dudas, estos días han sido diferentes gracias a ellos.


 Pájaros mojados (Quique González)



No hay comentarios:

Publicar un comentario