sábado, 17 de septiembre de 2011

Fotografía de 1994

17/2/1994
Encontrar las pruebas de tu felicidad duele. Lastima reconocerse, pese al paso del tiempo, en una niña de ojos azules e inocentes a la que una sonrisa le ilumina la cara. El tiempo pasa y no encuentro un reloj capaz de hacerme retroceder a los momentos felices para volver a saborearlos. Miro la fotografía con asombro mientras los papeles se vuelan sin remedio por la ventana. Los reproches que han seguido al hallazgo me martillean la cabeza, y entre lágrimas, le grito a esa niña que huya, pero ella sigue sonriendo a alguien sin imaginarse su futuro.


Su boca entreabierta muestra ocho dientes de leche, mientras que con la mano derecha coge con delicadeza el lazo de un globo del que se desconoce el color. Está disfrazada de bruja y se siente cómoda con el disfraz. Hay cosas que no cambian, pienso. “Corre, corre hasta que nadie pueda alcanzarte, hasta que no puedas oírles, desaparece” le grito enfurecida porque me escuece su ternura y me mata su alegría. 


4 comentarios:

  1. Que no, que estas en tu mejor época...juventud divino tesoro, por algo lo dicen

    ResponderEliminar
  2. Brutal, Pota, BRUUUUUUUUTAAAAAAAAAAAAAL.

    Besitos.

    ResponderEliminar
  3. Rubiakaaaah (creo que ya te queda claro quien soy xd) he estado en un concierto de Lori meyers este viernes! Ö No tiene nada que ver con la entrada del blog, pero me ha hecho gracia ver que has puesto una canción de ellos justo el día después de haberlos visto :$

    ResponderEliminar
  4. Segundo comentario tuyo en el blog en pocos días. ¿Te has dado un golpe en la cabeza?

    Los descubrí hace no mucho. No es que me maten, pero hay canciones sueltas que me gustan. Me alegra saber que pese a la distancia nos sigue funcionando la telepatía.

    Besos, panocha.

    ResponderEliminar