lunes, 3 de octubre de 2011

Aunque se rían de mí

Fotografía extraída de Google Imágenes
A ti, del que todos se ríen cuando dices que quieres ser periodista.


Con esta dedicatoria Iñaki Gabilondo inicia su libro El fin de una época. Sobre el oficio de contar las cosas. Aún no he leído el libro, el cual utilizaremos como manual a lo largo del presente curso, pero al hojearlo, esta frase me impactó. Cuando digo que estudio periodismo, hay gente que te responde “qué bien, a ver si un día te veo en la tele”, sí, como si el periodismo sólo consistiera en chupar cámara; otros, en cambio, te miran y te dicen “uf, piénsatelo bien” e incluso, si se animan, te dan una charla sobre lo dañino que es dicho oficio, aunque ellos ni siquiera lean un periódico.


Realmente el periodismo está jodido, mucho, al menos el más “comercial”. Cada vez priman más los intereses a la información. Cada vez hay más periodistas que buscan ser el centro de la noticia y olvidan lo que realmente deben contar. El periodismo para muchos parece ser que se ha convertido en un trampolín más hacia la conquista de la fama y el problema es que las aulas donde se imparte esta carrera están llenas de gente que sólo busca hacerse un hueco en el mundillo televisivo, y lo más preocupante, a cualquier precio.

Hoy Isaki Lacuesta ha hecho de jefe de ceremonias y ha presentado el grado de Comunicación Cultural. Allí estábamos los tres cursos sentados en la Sala de Grados esperando a que Lacuesta, quien será mi profesor durante el próximo semestre, hiciera propaganda de su película y presumiera de Concha de Oro. Esta mañana yo me sentía como que iba obligada a la Facultad a chuparle el culo a un futuro profesor. Afortunadamente, estaba totalmente equivocada. Isaki Lacuesta nos ha dado una lección de humildad, de amor hacia la cultura y de ganas de querer aprender. Se ha referido a Carlos Boyero y a otros tantos críticos, sin decir el nombre de ninguno, aunque era evidente de quien estaba hablando, para explicarnos cómo funciona el periodismo cultural actualmente en este país y dejarnos boquiabiertos. Nos ha contado que, después de toda la polémica, fue a tomarse un café con Boyero, quien se hartó de predicar por San Sebastián que Lacuesta fue uno de los que firmó una petición para que El País cambiara su política cultural. Isaki cree que todas las bofetadas que ha recibido de Boyero, en parte, son una venganza.
 
Después de ver Los Pasos Dobles, yo no sé si la película se merece la Concha de Oro, aunque me ha gustado, todo sea dicho de paso, pero me alegro de que alguien así haya obtenido tal reconocimiento. Me gusta la gente que dice lo que piensa y cómo lo piensa, capaz de provocar carcajadas siendo natural y con los pies muy en el suelo. Por lo que he visto hoy, creo que Isaki Lacuesta nos va a dar grandes momentos dentro de la aula, y lo mejor de todo, nos va a hacer recordar que el periodismo y la cultura no son incompatibles y que aún sirven para algo, pese a que se sigan riendo cuando digamos que de mayores queremos ser periodistas.

2 comentarios:

  1. Bueno ya sabes que en el Periódico de El Prat siempre tendras un puesto, el que quieras, incluso de directora. El futuro está en el periodismo digital. 100x100 libre e independiente. Lo dificil será hacerlo rentable.

    ResponderEliminar
  2. Ahí está el quid de la cuestión ;)

    ResponderEliminar