sábado, 22 de octubre de 2011

De espaldas al espejo

A ti, que no quieres que publique textos erótico-festivos


Fotografía extraída de Google Imágenes
De espaldas al espejo del  baño me atrevo a decirte lo que hace unas horas debería haberte dicho. Cierro los ojos y vomito palabras sin orden ni sentido. Las entrañas rugen y el alma descansa. Me arranco la poca ropa que aún cubre mi cuerpo y me siento en la ducha dejando que el agua fría erice mi vello. No sufro al recordarte, tampoco al juntar letras, al contrario, me salva. Escribir me acerca de alguna forma a tu desnudez y sonrío a escondidas. Escribir es la única forma que tengo para volver a recorrer tu cuerpo, para volver a besarte, para volver a tenerte dentro. 


No entiendo por qué sigues siendo mi amigo, por qué no huyes, por qué no me odias. Sigo pensando que eres demasiado grande como para darte las gracias, así que ahora, mientras llueve dentro de casa y yo me refugio pensando en ti, me reafirmo en que agradecerte algo de todo lo que has hecho, consciente e inconscientemente, es insuficiente.


2 comentarios:

  1. ni caso... tus fans reclamamos tus textos erótico festivos tanto como unas bravas un viernes por la tarde ;-P

    mariwano

    ResponderEliminar
  2. Las bravas son irresistibles, dímelo a mí que ayer estaba malita de la barriga y no sabes qué noche pasé y qué día llevo. Pero eso, que ante unas bravas, ni dieta ni dolor de estómago. Eso sí, hoy arroz hervido jajaja.

    ResponderEliminar