lunes, 21 de noviembre de 2011

Las gaviotas ya están aquí, pónganse a cubierto.

Hoy la tristeza aflora en cada poro de mi piel, pese a entender que unas veces se gana y otras se pierde. Ayer el PP consiguió una mayoría absoluta, la cual acabará siendo absolutista, gracias a un sistema democrático injusto. En el gráfico se ve cómo debería haber quedado el Parlamento.

Fuente: http://noticias.lainformacion.com/politica/elecciones-locales/elecciones-20n-asi-quedaria-el-parlamento-si-todos-los-votos-valieran-lo-mismo_6mFClXJKXTTa2JZve5QLo1/


Decimos en coña que nos vamos a exiliar, pero el sentimiento es real. Estoy triste no porque haya ganado un partido al que soy totalmente reacia, que también, sino por lo que nos espera. El jueves nos enteramos de que la matrícula de la universidad se duplicará y las tasas universitarias muy posiblemente se triplicaran, lo que supondrá, si esto se cumple, que muchos de mis compañeros y yo misma no podremos permitirnos el “lujo” de estudiar una carrera. Hoy hemos tenido que acabar antes la última clase porque había reunión urgente de coordinadores para buscar soluciones que nos ayuden a tirar hacia delante. El futuro huele a mierda de gaviota sometida a las presiones de los mercados y a la fuerza del nacionalismo más radical.

Nos hundimos ante una debacle anunciada y encima tenemos que sufrir la humillación de los “vencedores”. Hace un rato he leído un mail de uno de mis primos reprochándome mi ironía en Facebook ante la victoria de las gaviotas. Él, de buena cuna y sin oficio ni beneficio (vivir de papá es muy fácil), me pide que crea. ¿En qué? Le he respondido. Espero su respuesta mientras sigue insistiendo en Facebook. No tengo motivos para creer, ya no. Al menos me queda leer la entrevista que le han hecho en El País a Alberto Olmos y el artículo de hoy del gran e irónico Manuel Jabois en El Mundo para sonreír. También esta tarde habrá paseo bajo la lluvia para comprar el nuevo disco de Estopa y tararear por lo bajini aquello de “las penas con rumba/ son menos penas”.


Próximamente en sus pantallas, ¡Islandia, qué hermosa eres!


4 comentarios:

  1. Desde la distancia hay sentimientos ineludibles, y ecos insoslayables. El actual gobierno argentino (que está a años luz de cualquier gobierno español en MUCHOS aspectos) no cuenta con mi simpatía, con mi predilección y mucho menos con mi adherencia. Lo ha criticado toda alma que he cruzado en el camino. Y el resultado electoral fue un abrumador 54% que lo perpetuó en el poder. No tengo palabras, sobre todo porque cuando digo una en contra del actual gobierno soy una opositora degenerada y retrógrada que no quiere el cambio. Un gobierno de justos e iguales. Y nos vemos en el próximo "cambio democrático", donde todas las voces son escuchadas... Te acompaño en el sentimiento, AMIGA MÍA. Un beso enorme desde el Río de la Plata

    ResponderEliminar
  2. Hay cosas que no se entienden, Estela. Esperemos que el camino no sea demasiado duro, intentaremos mirarlo con optimismo pese a los nubarrones que tapan el cielo.

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  3. Lo que sea, será. El país no da mas de si.

    ResponderEliminar
  4. Sí que da más de sí, mucho más, aunque ahora mismo no lo parezca.

    ResponderEliminar