martes, 29 de noviembre de 2011

Señor diputado


Cuando una lee mentiras sobre algo en lo que cree, duele. Anoche, antes de irme a la cama, leí la colección de falsedades que cierto político publicó en su perfil de  Facebook sobre la revista Delta. Él, que parece llevar por bandera el honor y la honestidad, se dedicó a difamar contra esta revista, y por lo tanto, contra los que trabajamos en ella. 

No voy a ir mucho más allá porque creo que no es a mí a la que le corresponde responderle ya que hay gente mucho más preparada y que controlan más el tema que yo, y la verdad es que tampoco merece la pena perder mucho tiempo en contestarle, así que voy a ir al grano: nos sentimos libres escribiendo, no hay ningún tipo de presión. Si tanto le molesta aparecer menos en la revista que un “indignado”, cuente todas las veces que declinó ser entrevistado por Delta y el por qué de su negativa, por ejemplo. Para hacer alarde de la verdad y dar lecciones de moralidad, lo primero que tiene que hacer es predicar con el ejemplo. Entiendo que somos un grano en el culo porque no bailamos al mismo compás, y eso para la clase política es una gran molestia. Me siento orgullosa cuando escucho a un político del color que sea decir que estamos a favor del contrario, en algo, al fin, están de acuerdo. Mienta y difame, pero no crea que así vamos a callarnos. Usted puede convencer a sus seguidores, está en su derecho, igual que ellos lo están de creerle sin contrastar sus afirmaciones, para eso somos libres de hacer lo que nos plazca. Si realmente usted está tan seguro de que mentimos, aporte pruebas, demuéstrelo, no creo que le sea tan difícil encontrarlas si es cierto que posee la verdad absoluta. La función básica de los medios de comunicación es informar, no hacer publicidad de ningún partido, pese a que esta función en muchos de ellos sea más que cuestionable, así que siento que no sea de su agrado que en Delta la llevemos a cabo.

Nada más. Imagino que estará pensando que soy una cobarde por no poner mi nombre. Este blog es anónimo, así que si le interesa saber quién soy, en la columna de la derecha, bajo las citas literarias, encontrará un e-mail de contacto. Estaré encantada de decirle en privado mi nombre y mis apellidos.

5 comentarios:

  1. Gallego y su bocaza...

    ResponderEliminar
  2. La revista Delta me parece que es filoconvergente, es normal que despotrique contra los rivales políticos.

    ResponderEliminar
  3. Lo que yo diga... Tú nos tachas de convergentes mientras otros despotrican de nosotros por "ser" pro Inciativa y pro PSC, así que gracias =)

    ResponderEliminar
  4. La verdad es que la leo poco...igual la compro ahora. A ver si puedo plagiar algo, que están la fuentes secas, jejeje

    ResponderEliminar
  5. Cuando la leas en profundidad, ya me dirás si sigues pensando lo mismo. Ah, espero que si copias, al menos digas de dónde sale esa información ;)

    ResponderEliminar