sábado, 17 de diciembre de 2011

Los Mossos querían saber qué es una universidad

A lo largo de esta semana se han celebrado diferentes actos para conmemorar el Vigésimo Aniversario de la Universidad de Girona. Qué alegría, qué alboroto, pensaréis, pero no. Con la que está cayendo sólo la Rectora, Anna Maria Geli, sabe de dónde ha salido el dinero para pagar toda la parafernalia. Quizá el milagro de los panes y los peces esta señora lo ha sabido aplicar al dinero, cosa que dudo, por eso me inclino más por la opción de que parte de ese dinero proviene de los despidos y de la bajada de los sueldos de profesores y funcionarios y también de la subida de las tasas universitarias y de las matrículas que hemos sufrido los alumnos.

El miércoles me enteré, gracias al Facebook de Acampada Girona, de que Artur Mas, presidente de la Generalitat, presidiría el colofón final. La gran sorpresa no es que Mas fuera a la universidad, sino que lo hiciera de incógnito. Además, al acto nadie, excepto los acreditados, podría acceder, ni siquiera los profesores. Evidentemente, esto encendió los ánimos y el Consejo de Estudiantes convocó una concentración en la que nos pedían que fuéramos vestidos de negro para mostrar así que estábamos de luto por la muerte de la universidad pública.

Artur Mas y Geli –quienes me empiezan a recordar a Sarkozy y Merkel, ahí hay amor- entraron por la puerta trasera; quizá pensaron que la plebe no era digna de verles. Esto calentó aún más lo ánimos, así que de las 300 personas que se habían concentrado, un grupo de entre 50 y 100 personas consiguieron entrar en el claustro de la Facultad de Letras y con una mesa abrieron una antigua puerta de emergencia que daba a la Aula Magna, lugar donde se estaba celebrando el acto. Según la Rectora, permitió que entraran los Mossos para garantizar así la seguridad de los manifestantes, ya que hay una altura de unos tres metros entre la antigua puerta de emergencia y el suelo. Una vez más, Geli nos demostró que piensa que somos tontos. En las imágenes se ve que nadie tiene ni siquiera la intención de saltar, lo único que hicieron fue colgar una pancarta en contra de los recortes. A partir de aquí, empezaron los palos. 

Los allí presentes cuentan que apagaron las luces de la Facultad y que los Mossos les rodearon. Bien es cierto que hubo alborotadores que iban encapuchados, a quienes se les pidió desde un primer momento que se marcharan si seguían con esa actitud, cosa que no hicieron. ¿Pero el resto? Los servicios sanitarios tuvieron que atender a 15 personas a las puertas de la Facultad por los golpes recibidos. Es mentira que haya Mossos heridos, volvemos a lo de hace unos meses: ¿cómo van a sufrir daños con las protecciones que llevan? Es imposible que alguien pueda hacerles nada con sus propias manos. Pues bien, ayer diferentes medios, como TV3 o Tele5, informaron que había 12 Mossos heridos y sólo 3 estudiantes. Basta ya de manipulación, basta ya. ¿Además de soportar los palos, la pérdida de derechos, las humillaciones por parte del poder, tenemos que aguantar que nos mientan a la cara?

El lunes se celebrará una jornada de protesta en contra del abuso policial. Parece ser que Felip Puig y su séquito no se cansan de llenarse las manos de sangre.

2 comentarios:

  1. La gente ya se esta hartando de tanta prepotencia y que sus politicos hagan lo que les de la gana. O sea llevarselo crudo.

    JV
    Periodico de El Prat

    ResponderEliminar
  2. Que estemos hartos se lo pasan por el forro porque tienen total impunidad, aquí está la muestra. La gente para ellos sólo somos votos, y de eso únicamente se acuerdan una vez cada cuatro años.

    ResponderEliminar