jueves, 3 de mayo de 2012

Los Soperos en la UdG


Los Soperos en el momento del Picadillo junto a Lluís Muntada

 No tengo palabras para describir el día de ayer, el cual empezó muy tempranito. Fue un día de amistad, de risas, de charla, de compartir, de sabiduría, de buena comida, de paseos, de fotografías, etc. Fue un día de esos que se quedan dentro, en el que pensar cuando algo vaya mal para sonreír y coger fuerzas. Los Soperos son catedráticos de todo lo citado anteriormente y por ello consiguieron despertar el interés de la majestuosa Sala de Grados de la Facultad de Letras de la UdG, tras ejercer de monaguillos, el cachondeo que no falte.

A veces no es bueno dar las gracias porque son insuficientes, y en este caso lo son. Ojalá todo salga bien y vuelvan pronto, y si no, seguiremos compartiendo cafés, cruasanes, bravas, bocatas, entrecots y mousses de chocolate en otros lugares.

Y esto es la poesía, amigüitos.

4 comentarios:

  1. mira que te hacemos una ola ;)

    gracias a ti, a vosotros, requeteguapa!

    ResponderEliminar
  2. qué día más redondo, rosío! gracias por tu compañía y por ser la mejor cicerone de la ciudad. abrazos y hasta pronto,

    pepe

    ResponderEliminar
  3. Cómo no sus voy a querer, si sois lo más majo que hay, ay...

    Besos.

    ResponderEliminar