lunes, 23 de julio de 2012

El Empordà se muere

Con 14 años tuve mi primer ataque de asma. A partir de ese día aprendí la importancia de respirar, de coger aire y expulsarlo. Fácil, ¿verdad? El ser humano –nunca me cansaré de repetirlo- es tonto por naturaleza. Solo somos capaces de valorar lo que tenemos cuando lo perdemos. Hoy nos cuesta a todos respirar, por ello, nos toca aprender a valorar la importancia de nuestros campos, es decir, de nuestros pulmones.

El Empordà arde y nuestros pulmones explotan como lo hacen las bombas de la Guerra Civil. Vemos a familiares, amigos, compañeros de clase y de trabajo sufriendo y muriendo por culpa de las llamas, también a nuestros animales. Los bosques se queman y nosotros solo podemos mirar con impotencia dos espectáculos de terror: el de las llamas y el de la política. Los recortes, una vez más, causan daños irreparables en la sociedad. Pero no solo los recortes, tampoco podemos olvidarnos de “los dos bandos”. Ante esta situación no son pocos los que aprovechan para mostrar su odio hacia Cataluña o hacia España, ya sea ignorando lo sucedido o atacando con gilipolleces. Señores, el Empordà se muere. ¿Qué más da que los bomberos hablen en catalán? Yo lo que quiero es que tengan medios suficientes para poder extinguir las llamas, su lengua, su procedencia o su cultura me dan igual.

Espero que la cordura prevalezca ante este desastre. Hoy todos somos del Empordà, hayamos nacido en Girona, en Madrid, en Londres, en Washington o en Pequín; son los pulmones del planeta los que están en juego, es decir, los nuestros. La ceniza y el olor a quemado ya han llegado hasta Barcelona. Lo repito: nos morimos, así que déjense de tirarse los trastos a la cabeza de una vez y escuchen a los profesionales para encontrar soluciones.



4 comentarios:

  1. Estoy totalmente de acuerdo contigo. Qué importará el idioma que se hable, cuando lo importante es salvar los bosques y extinguir los fuegos. Gente idiota hay por todas partes, por desgracia...
    A mí tanto incendio por tantas partes de España me empieza a resultar MUY sospechoso, sobre todo teniendo en cuenta esa ley que permite construir en terreno quemado...
    Muchísimos ánimos, de verdad. Espero que al menos pueda salvarse una gran parte del Empordà.

    ResponderEliminar
  2. Desgraciadamente, todo se politiza. Estoy leyendo comentarios en Twitter de energúmenos deseando que se queme Cataluña entera y otros deseando que se queme el resto de España. Somos gilipollas, no hay más.

    ResponderEliminar
  3. bueno es que los políticos han hecho muy bien su trabajo dividiéndonos, pero, tranquilos que la ciencia ya está aquí para salvarnos de nosotros mismos.

    ResponderEliminar