lunes, 6 de agosto de 2012

Gracias, Chavela

Fotografía extraída de Google Imágenes


Chavela Vargas nos dejó ayer, pero su libertad y su voz rota no se han apagado, y menos aún en estos tiempos convulsos que nos azotan. Ella estaba en mi lista de Personas que me gustaría entrevistar algún día porque siempre he admirado su fortaleza, su serenidad, su ansia inagotable de libertad y su forma de expresar el dolor a la hora de cantar, también de convertirlo en bello.

Hoy sufro y pienso en ella como tantas veces nos pidió, pero soy incapaz de darle al play y hacerla cantar una vez más. Por el boulevard de los sueños rotos, la canción con que Sabina la homenajeó, y Hacia la vida cantada por Miguel Poveda, sin embargo, no paran de sonar en mi habitación. El dolor también está en sus gargantas hoy, por eso creo que somos muchos los que queremos aprender a reír tal y como lloraba Chavela.

Ella, conocedora de mi fobia a las despedidas, me enseñó que nunca se dice adiós, se dice te amo. La lección la aprendí tarde, seguramente, ella también; algo así solo puede aprenderse a deshora. Por eso, Chavela, por todo lo que nos has enseñado, por ser una maestra de la vida hasta tu último suspiro, te doy las gracias. Pensaremos en ti para sonreír y brindaremos con tequila en y por tu memoria. Descansa, Chamana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario