lunes, 3 de septiembre de 2012

La niña siria

Fotografía extraída de Google Imágenes

Caemos y nos derrumbamos. Provocamos guerras civiles dentro de nosotros; el cerebro por un lado y el corazón por el otro, por ello necesitamos pastillas para sobrevivir, cada vez más. Tenemos que salvarnos de nosotros mismos, rearmarnos para no dejar de soñar despiertos, para seguir jugando con aquellos niños que algún día fuimos. Hagámosles revivir para dejar de escondernos y sobrevivir. Vivamos, simplemente eso. Seamos como la niña siria, que pese al esfuerzo que le supone conciliar el sueño cada noche y el milagro de abrir los ojos un día más, pisa las ruinas de su casa y mira desafiante al futuro.


No hay comentarios:

Publicar un comentario