jueves, 3 de enero de 2013

Escribir el 2013




Nunca he tenido un diario, creo que porque soy poco constante, también porque siempre he pensado que hay cosas que se deben olvidar y al escribirlas la huella de la tinta puede ser eterna. Entonces, ¿qué ha cambiado para que hoy entrara en una librería y comprara uno?

Los últimos meses han sido agitados. Pasaron cosas increíbles y otras dolieron. Hoy me exigen que olvide mientras por otra parte me piden romper la distancia de seguridad ficticia que ni siquiera yo he creado para que nadie se hunda. Por mucho que creamos que debemos olvidar, no podemos. Todo lo que nos pasa somos nosotros. Quizá sea bueno escribir el 2013, quién nos dice que no será un año inolvidable.


2 comentarios:

  1. Muchas veces he empezado un diario, pero pronto me arrepentido o aburrido. Pero para una escritora profesional creo que es imprescidible un ejercicio como ese. Como en todo la práctica es la madre de la excelencia, y ya se sabe que se necesitan 10.000 hora para dominar un arte.

    ResponderEliminar
  2. Arrepentirme nunca, pero cansarme siempre. Soy una inconstante. Afortunadamente, no soy una escritora profesional. ;)

    ResponderEliminar