martes, 25 de junio de 2013

Encontrarse en un lugar para nadie



Nuestro mundo cada vez se nos hace menos habitable. Día tras día las noticias nos azotan y la realidad nos consume en la pobreza, también en la moral. Nos cuesta aceptar nuestro reflejo en el espejo y los dramas de los otros cada vez se parecen más a los nuestros. Quizá solo sea que hemos convertido nuestra sociedad en un lugar para nadie a base de avaricia y egoísmo.

El poeta Álex Chico (Plasencia, 1980) publicó hace unos meses su último poemario, titulado Un lugar para nadie. A lo largo de las cinco partes del libro, Chico realiza un ejercicio muy complicado, aunque aparentemente sencillo: se para a observar lo que le rodea. Así rompe la realidad para mostrárnosla con sus versos y convierte lo rutinario en algo excepcional. Sirva de ejemplo el poema La parada del autobús, donde el poeta nos habla de la espera del autobús que lleva al niño al colegio y al adulto a su infancia. Y es que Un lugar para nadie nos muestra que la vida es un continuo círculo, como ya predijo Borges en Las Ruinas Circulares. SEGUIR LEYENDO

No hay comentarios:

Publicar un comentario