miércoles, 19 de junio de 2013

No somos ni Grecia, ni Turquía, ni Brasil

Montaje extraído de Google Imágenes

Desde hace años escuchamos la cantinela de “España no es Grecia”. Nos aseguran que estamos mucho mejor que los griegos, aunque las informaciones que copan las portadas de la prensa nos hagan dudar. Sin ir más lejos, la semana pasada cerró la televisión pública griega. Aquí, en este país que no es Grecia, nos llevamos las manos a la cabeza y exigimos a través de las redes sociales que volvieran a emitir. Sin embargo, apenas protestamos –y si lo hacemos, es con chistecitos a través de Twitter- de la continua manipulación que nos tragamos en nuestros medios públicos.

Ahora resulta que tampoco somos Turquía, y quizá tengan razón. Allí la gente se echó durante días a la calle para protestar por lo que creían. Se enfrentaron a la policía y al gobierno; finalmente consiguieron salirse con la suya. Eso sí, después de luchar. Pero aquí, recuerden, en este país que tampoco es Turquía, se permite que una policía autonómica, los Mossos d’Esquadra, además de poder seguir utilizando pelotas de goma, puedan utilizar también cañones de agua como medida disuasoria por si a alguien se le ocurre protestar. Porque esto es España, y si preguntas por la detención violenta de un inmigrante, te detienen, te dan una paliza y, por si fuera poco, te acusan de ir drogado, como le pasó al periodista Bertran Cazorla el pasado sábado. Como ven, la libertad de prensa no tiene nada que envidiarle a la griega.

Hoy los brasileños piden menos campos de fútbol y más médicos y servicios. ¿Cómo vamos a ser nosotros igual que Brasil? Aquí, en este país que tampoco es el de la caipiriña, lo que importa es la Marca España. Lo importante, por lo tanto, es que “La Roja” gane y salir en manada todos a la calle para celebrarlo, y ya otro día si eso hablamos de los trece errores cometidos por Hacienda y que han salpicado a la Infanta Cristina. Ante todo, no se olviden, por favor, hay que mantener limpia la Marca España. Así que si huelen a chorizo, echen ambientador; y si no tienen para pagarlo y les echan de sus casas, acepten que les ha tocado ser pobres. A lo mejor, con suerte, suben de categoría y les acusan de ser terroristas. Pero, sobre todo, no olviden que esto no es ni Grecia, ni Turquía, ni Brasil. Esto es España, y ya sabemos que es “different”.

2 comentarios:

  1. Es vergonzosa la falta de movilización de los españoles....y ya nos estan amenazando con el Madrid olimpico otra vez. Venga estadios y venga especulacion

    ResponderEliminar
  2. Dicen que esto tiene que "reventar", pero no sé cuándo ni cómo, tampoco qué otras líneas rojas van a tener que cruzar para que nos echemos a la calle todos unidos, sin etiquetas.

    ResponderEliminar