miércoles, 28 de agosto de 2013

El movimiento de tus manos

Fotografía extraída de Google Imágenes


Dejé de abrazarte
de hablarte
y, finalmente, de escribirte.
Pero si alguna vez
escuchas mi nombre
en boca de otros,
recuerda que te amé
hasta el punto exacto
de alimentarme solo
del movimiento de tus manos.

Vuelvo a morir,
ahora, en tu silencio.




No hay comentarios:

Publicar un comentario