viernes, 29 de marzo de 2013

Jam session



La música vuelve a sonar, y esta vez, de forma totalmente improvisada, como si de una jam session se tratara.

jueves, 7 de marzo de 2013

La Literatura en las aulas




La Revolución Formalista fue un movimiento que se produjo en lugares dispares del mundo durante períodos diferentes. El primer punto caliente, por llamarlo de alguna manera, lo encontramos en la Rusia del año 1915. El formalismo fue reivindicado por el Centro Lingüístico de Moscú (CLM) y en San Petersburgo por el Opojaz. Ambas escuelas, lideradas por jóvenes estudiantes universitarios, eran sincronistas, descriptivas y cientificistas.

Los jóvenes estaban cansados de cómo se impartía la literatura en las aulas. Querían que lo importante no fuera el contexto histórico, económico o social de la obra, sino el texto en sí. Uno de los formalistas más radicales fue el inglés I. A. Richards, quien cuando repartía poemas entre sus alumnos para comentarlos en clase ni siquiera decía quiénes eran los autores. A raíz de esta experiencia escribió 'Practical Criticism', tratado que causó un auténtico furor. Lo más curioso es que I. A. Richards no conoció el formalismo ruso, el cual se desintegró después de la Revolución de Octubre, aunque las ideas del movimiento no perecieron. En el centro de Europa, en cambio, nació la Estilística, otro tipo de formalismo, de la mano del alemán Leo Spitzer. (SEGUIR LEYENDO)

martes, 5 de marzo de 2013

Monstruos en el armario


Elias Canetti: “La integridad del hombre consiste en el hecho de que, en cada momento, pueda decirse lo que piensa”.

Stefan Zweig: “Aquel que en tiempos de entusiasmo es menospreciado por débil y miedoso, en el momento de la derrota normalmente demuestra ser el único que no solo soporta, sino que también señorea”.

El domingo escribí en mi Facebook que hay días en los que la palabra “gracias” a una se le queda pequeña y la palabra “amistad” demasiado grande. Llevo algunas semanas agradeciendo en público y en privado todo el apoyo. La verdad es que hay días en los que una se queda sin palabras. Ante los ataques de unos cuantos ahí están los amigos y la familia, incluso los conocidos y algunos desconocidos a los que les llegan los ecos de aquellos que difaman. Una se siente invencible con tanto cariño.

Gracias, aunque sea una palabra demasiado pequeña para todos vosotros, amigos y familiares. Tampoco puedo olvidarme de esa gente de El Prat que ha escuchado los rumores y lo primero que ha hecho ha sido preguntarme qué ha pasado antes de juzgar, por fortuna, no sois pocos. Sí, la gente íntegra sigue existiendo en estos tiempos, aunque parezca mentira. Gracias también, amigos y familiares que estáis lejos, pero que habéis perdido minutos de vuestras vidas para mandarme mensajes de apoyo y sacarme mil y una sonrisas. Por último, quiero agradecer el trato de los Mossos d'Esquadra de El Prat, también su apoyo y el gran trabajo que hicieron.

He empezado la entrada con dos citas, así que la cerraré con una frase que alguien me dijo una vez cuando le comenté que quería dedicarme al periodismo: “tendemos a creer a aquel que más grita solo porque hace más ruido, pero el tiempo, habitualmente, pone a cada uno en su sitio y la verdad suele hacerse visible”.

Y ante mi famosa locura, solo diré que las chicas con monstruos en los armarios siempre hemos sido las mejores.