miércoles, 11 de junio de 2014

La modernidad no ha llegado a nuestra democracia


Fotografía extraída de Google Imágenes

299 votos a favor, 19 en contra y 23 abstenciones. Estas son las cifras que hoy nos han separado de ser un país un poco más democrático, si es que eso existe. Hace un momento, el Congreso de los Diputados ha aprobado la Ley Orgánica de abdicación del Rey, lo que supone que nos impongan, una vez más, al siguiente en la línea de sucesión, que no es la hija mayor de Juan Carlos y Sofía por el simple hecho de ser mujer, sino el varón, pese a ser el hijo pequeño. Todo muy moderno, así lo ven hoy en el ABC, por ejemplo, donde uno de los titulares más destacados del día es: "El Rey mejor formado de Europa también sabe coserse un botón o hacer una tortilla, pero lo que le apasiona es la política". Creo que tengo que replantearme mi posición republicana después de saber que Felipe sabe coser un botón o hacer una tortilla, que, por cierto, espero que sea de patatas.

El bochorno que a muchos nos ha supuesto ver el paripé de esta mañana en el Congreso no ha sido precisamente leve. Cabe destacar un par de momentos. El primero, para hundirnos un poco más en la misieria; el segundo, para tener un poco de esperanza en la clase política. Odón Elorza (PSOE)  ha sido una de las abstenciones, incumpliendo así la supuesta disciplina de voto impuesta por su partido, incluso más tarde se ha atrevido a calificar el discurso de Rubalcaba de "tímido e insuficiente". Es triste que alguien que hace algunos días pedía un voto de "principios y rebeldía" a su partido, hoy no se haya atrevido a decir no, otra muestra más de la falta de libertad que respiramos. ¿Y qué decir de Eduardo Madina? El mismo que ayer se definía como republicano, ha votado a favor de la ley. Qué retrato más maravilloso del  PSOE actual han hecho los diputados de este partido, ni Velázquez hubiera sido capaz de retratarlos tan bien. El momento en el que ha brillado la dignidad ha sido cuando Alberto Garzón (IU) ha votado con un: "por más democracia, no". Sin lugar a dudas, es el chico listo de la clase, que cada vez coge más impulso para liderar IU.

En definitiva, muchos son los que dicen que España y los españoles somos mayoritariamente monárquicos. Lo dicen los mismos que se niegan a dejarnos votar para constatar que esta afirmación es cierta. Supongo que es mejor no dejarnos pensar, que sigamos siendo muñecos de trapo a los que es fácil dirigir, no sea que empecemos a decidir de verdad y a  muchos, como a los que conforman la monarquía, se les acabe el chollo. Bienvenidos, una vez más, al circo de la política.

No hay comentarios:

Publicar un comentario