domingo, 2 de agosto de 2015

Te vas


Las despedidas nos arrancan un trozo de nosotros mismos, pero también nos enseñan qué somos. Lo mismo sucede con aquel al que despedimos. Después del adiós, solo queda una ciudad desierta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario