domingo, 1 de noviembre de 2015

Pierdo tu religión


Paseo por una ciudad en ruinas tras la guerra. Me refugio en una pequeña iglesia, en lo que queda de ella, con la esperanza de encontrar algo de lo que nunca tuve, como la fe, para poder aferrarme a un dios que me libre de mis pecados y al que culpar de este desastre. Pero no puedo. Solo puedo creer en las grietas que veo a mi alrededor. Camino hacia ellas en busca de la luz que cuelan, pero me quedo atrapada entre las piedras y entiendo que en mi oscuridad la luz me ciega. De repente, solo queda el silencio mientras las figuras religiosas observan sin escuchar ningún rezo mi pérdida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario