jueves, 31 de diciembre de 2015

Banda sonora de mi 2015

Como cada año, aquí está la lista de doce de las canciones que han formado parte de mí durante este 2015. Posiblemente, uno de los años más difíciles a los que me he enfrentado, pero, al menos, acaba cargado de esperanza e iniciando nuevos caminos.

Las canciones no están en ningún orden, ni de importancia ni cronológico. Espero que las disfruten y que entren con buen pie en el 2016.


1. Que sigui avui, Joan Dausà




2. Cuando ella toca el piano, Standstill




3. Para dormir cuando no estés, Supersubmarina




4. El círculo polar, Miguel Ángel Bueno




5. Arráncame, Vanesa Martín




6. No vale la pena, Mártires del compás




7. Mundo marrón, Estopa




8. Oh, salvaje, Zahara




9. Dancing in the dark, Bruce Springsteen




10. El día de la ira, Ismael Serrano




11. Nocturnal, Amaral




12. A la orilla de la chimenea, Joaquín Sabina




martes, 29 de diciembre de 2015

Cuando la vida nos cala los huesos

En la vida podemos tener miedo por varios motivos, incluso no es anormal el propio miedo a vivir. Pero si hay un miedo intenso, que nos paraliza, es cuando miras a unos ojos y estos te devuelven una sonrisa. Tienes miedo a que esos ojos, por cualquier motivo, se apaguen. Decían por la megafonía de la estación que  mientras esperaba mi tren, cuando otros pasaban a toda velocidad y por los que pronto perdí el interés, que a la salida de la estación un hombre se había arrollado a la vía. De repente, el silencio entre los que esperábamos; también, detenían el ritmo los convoyes. Entonces, la vida se para por un instante. Pero sabes que sigues viva cuando cierras los ojos y sabes que esa sonrisa espera escuchar el ruido de las llaves en la cerradura, aunque sepa que eres un poco torpe en eso de abrir puertas.

La vida puede asustar, sí. Aunque mirarla de frente mientras sonreímos porque no podemos entrar a esa exposición que nos esperaba un domingo de Navidad, mientras la gente aguardaba cola o compraba compulsivamente, siempre nos convierte en un poquito más valientes. Sonreímos porque tenemos la oportunidad de perdemos por los recovecos del Raval y volver a descubrir una ciudad, Barcelona, que nos acuna a la vez que nos escupe a la espera de cualquier semáforo que decidimos, sin saber el porqué, cruzar en rojo con parsimonia. Entonces, los coches de la Diagonal se aquietan ante nuestras pisadas. Somos nosotros los que marcamos el ritmo de la ciudad.

La vida duele, claro que lo hace. Pero lo hace menos cuando perdemos ese miedo a amar y a sentirnos amados, aunque nuestro Peter Pan nos abandone y los pantalones -ya sea por la altura o por los excesos de estas fiestas que siempre guardan un regusto de tristeza por dejar vacíos huecos en una mesa que antes siempre estuvieron habitados-, dejen de ser de nuestra talla. Y es ahí cuando el miedo nos acecha, cuando realmente nos cala los huesos. Porque sabes que no volveremos a ser los de antes nunca, pues ahora sí tienes un tesoro entre las manos y en el alma. Entonces, es el momento de brindar por los que ya no están y por los que siguen cruzando con paso lento los semáforos en rojo, aprendiendo así a disfrutar de cada paso uno al lado del otro y cogidos fuerte de la mano.

lunes, 21 de diciembre de 2015

Me llamarán puta


El papel de la mujer en la sociedad muestra realmente cómo es una sociedad. Desde Occidente nos solemos llevar las manos a la cabeza -lógico- cuando vemos a mujeres que son obligadas a llevar un burka que las tapa por completo, cuando las lapidan por cualquier acto que puedan considerar delito, como el adulterio, o cuando se les prohíbe conducir. Mirando ese espejo nos creemos modernos, progres, pero los datos nos hacen darnos de bruces con la realidad: una de cada cinco españolas ha sufrido violencia física o verbal; 62 millones de mujeres han sufrido malos tratos en Europa; la brecha salarial de género aumenta cada año en España y ya se sitúa en el 24% (las mujeres deberían trabajar 79 días más al año para hacer desparecer la brecha). La lista podría ser prácticamente interminable.

Para visibilizar los abusos y la violencia a los que las mujeres están expuestas a lo largo de su vida, la organización noruega sin ánimo de lucro Care ha lanzado el vídeo Querido papá, todos me llamarán puta para concienciar de la importancia de las bromas que la sociedad acepta y que acaban conformando una sociedad machista que aplasta a un gran porcentaje de mujeres. Es un vídeo con el que emocionarse, pero también un vídeo que llama a la lucha desde la educación, desde donde deberían nacer todas las batallas para que el único objetivo fuera la libertad del individuo, y, por lo tanto, la colectiva.

lunes, 14 de diciembre de 2015

La vida va y te sorprende

A veces, la vida va y te sorprende. Te llena, te hace feliz. Pero miras a tu alrededor y todo sigue igual, sin embargo, todo ha cambiado. Los muros que nos sujetan se vuelven firmes y sonríes sin motivo aparente mientras paseas. Empiezas a darte cuenta de que la vida pesa, pero que es fácil encontrar la felicidad; está ahí, en la sonrisa de quien tienes enfrente, por ejemplo, en un abrazo, en un "te quiero". Es en ese momento cuando te sientas en un banco y ves a los viejos del barrio arrastrarse con las bolsas de la compra, aún así, se paran para saludarte. Ves a los niños jugar ajenos a cualquiera de los dolores que el hacerse mayor les acarreará y respiras por un rato, de nuevo, inocencia. Y nosotros nos miramos sabiendo lo que fuimos antes de encontrarnos y sonreímos cuando jugamos, como esos niños, a imaginar lo que seremos. Quien sabe, quizá, como ellos, seremos unos buenos astronautas.