domingo, 7 de febrero de 2016

Sin máscaras por Carnaval


Se arrancaron las máscaras como aquella primera vez que, por impacientes, la ropa apenas les duró unos segundos. Para ellos no hubo Carnaval, pues pecaban una y otra vez. Así, conocieron la felicidad del que ama y es correspondido. Hasta que las gomas de las caretas se rompieron a base de tirones. Se miraron otra vez y volvieron a enamorarse. Esta vez, con más deseo y cumpliendo las promesas que nunca se hicieron porque no les hizo falta. Sabían que andarían por la vida cogidos de la mano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario