lunes, 25 de abril de 2016

Hidalgo

Pintura extraída de Google Imágenes

Cada año la primavera trae a Barcelona historias de dragones, caballeros y princesas. Las calles quedan cubiertas por el olor a rosas y libros. Te miro y sonrío. Bien sabes que aunque me trates como tal, no soy ninguna princesa, pues poco tardo en izar la bandera de la república. Pese a ello, insistes. Y yo vuelvo a sonreír porque sin escudo alguno has sido capaz de apuntar con la lanza a tus dragones. Siento orgullo de ti. No busco a ningún caballero andante, ya que admiro a los locos hidalgos que cabalgan a lomos de rocinantes y se enfrentan a gigantes con forma de molinos. Así que sigo mirándote mientras continuas cabalgando. Y vuelvo a sonreír.

No hay comentarios:

Publicar un comentario