miércoles, 29 de junio de 2016

Solo un segundo, toda una vida


Crack. Solo un segundo. Ese tiempo es el necesario para que un hueso del cuerpo se rompa. 

El metro está lleno y el dolor recorre todo mi cuerpo. Escucho su voz y su risa al otro lado del teléfono. No hay mejor analgesia.

Solo es necesario un segundo para saber quien es la persona con la que quieres pasar el resto de la vida: la misma que te reconstruye hueso a hueso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario