lunes, 4 de julio de 2016

Kamikazes


A menudo solía pensar que el amor es el castigo que se impone a los que no sabemos estar solos. Huía de él a toda velocidad, pero no había forma de acabar la carrera sin alguna cicatriz. Más tarde entendí aquella frase de Hemingway que decía que "El mundo nos rompe a todos, mas después, algunos se vuelven fuertes en lugares rotos". Y posiblemente no haya mejor descripción para el amor, pues parte de la recomposición de uno mismo, de aceptar que el otro nos puede hacer añicos en cualquier momento y, sin embargo, reunir el valor suficiente como para tirarte de cabeza, como un buen kamikaze, a los brazos del otro.

Hoy, compadezco a todos aquellos que no son capaces de reunir el suficiente coraje como para dejarse llevar, aceptando todos los miedos y heridas que ello supone. Qué pena de todos aquellos que se cierran a un amor de esos que te hacen perder la cordura. Lánzate al vacío, siempre hay puntos de sutura suficientes en su cuerpo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario