miércoles, 15 de marzo de 2017

Retrato de barrio

Dos lenguas de amantes adolescentes
incapaces de estar dentro de sus respectivas bocas.

Una mujer desnuda, a lo lejos,
deja que la sangre corra hacia abajo por sus piernas.
Se mancha con ella la ausencia de aquel hijo,
el no nacido.

El hombre del banco espía aquellas niñas tras el periódico,
como el más patético de los agentes indiscretos.
Entre la entrepierna un bulto crece.
Se lo esconderá a su mujer.

El vecino del cuarto baja la basura.
Otro día más que ella no llama.
Seguirá en París con aquel aburrido ejecutivo de traje y corbata.
Suenan al romperse las botellas de JB en el contenedor verde.

La del tercero baja a por el pan.
Pese a la lluvia, luce las más grandes gafas de sol.
Otra vez, tapan el morado perenne del ojo izquierdo.
No hay orden de alejamiento que distancie lo suficiente al maltratador.

Todos se sonríen, como cualquier vecino ejemplar,
esos que pueblan los telediarios.

2 comentarios: